Protector Gástrico

Se ha popularizado el uso de los productos llamados “inhibidores de la bomba de protones” o PPI, como”protectores del estómago”, y con frecuencia por cualquier motivo , ya sea una excesiva ingesta alcohólica, una indigestión, algún episodio de acidez transitorio, algún dolor abdominal atribuído al “estómago irritado”, se comienzan a tomar estos productos sin control médico, los producto comerciales son el omeprazol, el lanzoprazol, el esemeprazol y similares. Estos productos tienen como único efecto la supresión de la secreción del ácido del estómago y las personas lo toman y lo suspenden súbitamente según su conveniencia o los síntomas que presentan, hasta ha habido casas comerciales que han promocionado su uso crónico como “dosis de mantenimiento” . Este hábito no es conveniente, este producto debe usarse por un tiempo máximo de 6 a 8 semanas y cuando haya un diagnóstico que así lo requiera. Se ha reportado que el bloqueo de la producción del acido gástrico por tiempo prolongado predispone a los pacientes a las enfermedades respiratorias infecciosas tipo neumonía y bronconeumonía porque la población bacteriana aumenta al no ser destruída por el ácido del estómago, en Australia se ha reportado una enfermedad renal llamada nefritis intersticial, inducida por el uso prolongado de estos medicamentos , y recientemente la Food and Drug Administration (FDA) ha recomendado no usar estos medicamentos por mas tiempo del descrito y que al terminar su uso debe debe hacerse en forma progresiva y paulatina para evitar un “rebote” de la secreción del ácido . Una situación similar se presentaba con el uso indiscriminado de los antibióticos, lo cual hizo aparecer bacterias que eran resistentes a los de uso común , no era infrecuente saber que por cualquier gripe o rinitis la gente se inyectaba Penicilina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Protector Gástrico

  1. joaquin dijo:

    Estoy de acuerdo. Si uno no es médico, el que debe diagnosticar y recetar debe de ser un médico con conocimiento en la materia.

  2. Héctor Jara dijo:

    Es impresionante como se indican estos supuestos “protectores gástricos” hasta “de por vida”. El paciente al dejar de tomarlos siente la acidez por lo que usted descibe, por el efecto rebote, pero el paciente llega a pensar erroneamente que no puede suprimirlos porque reaparecerá el malestar o acidez. Estos medicamentos ayudaron muchisimo para hacer desparecer practicamente las úlceras duodenales (debido a que desaparece el ácido en el bulbo duodenal) pero es el causante de una nueva enfermedad que viene aumentando exponencialmente desde la aparición de los inhibidores de la bomba. Se trata del reflujo gastroesofágico (RGE). Al desaparecer la acidez del estómago por efecto crónico del medicamento se produce un reflejo que relaja el píloro (se produce reflujo biliar) y también el cardias aumentando el RGE que en estos casos contiene exceso de sustancias alcalinas (enzimas pancreáticas y bilis) que irritan la mucosa del esófago. Por otro lado está demostrada la relación que hay entre gastrítis atrófica y cáncer gástrico. Los inhibidores de la bomba si se usan cronicamente producen gastritis atrófica.

    • Gracias por su comentario Dr. Jara, además con una frecuencia cada vez mayor se esta reportando la asociación de los inhibidores de la bomba de protones y la infecciones respiratorias superiores, al parecer el bloqueo de la secreción acida es tan fuerte que ello produce un aumento de la población bacteriana en las vías respiratorias con esa consecuencia. En Australia se ha reportado la asociación del uso crónico de los medicamentos inhibidores de la secreción gástrica de ese tipo y el desarrollo de Glomerulo nefritis membranosa, esa son las razones por las cuales es sano tomarlos por el tiempo necesario para curar la enfermedad, pero no usarlos en forma prolongada ni recomendarlo como “tratamiento de mantenimiento” por meses o años.

  3. Héctor Jara dijo:

    Estamos de acuerdo estimado Dr. Carrillo. Lo importante es difundir esta información que lamentablemente la “industria farmaceútica” no lo hace por razones obvias.

  4. Ramon Castellanos dijo:

    Buenas tardes. Me parece muy interesante su explicación acerca del uso de los Protectores Gástricos. Soy Odontólogo y en la consulta cuando prescribo antibióticos y anti-inflamatorios al paciente, para controlar alguna patología bucal, ellos siempre me piden que por favor le adicione un protector gástrico porque el medicamento es muy fuerte y le causa síntomas estomacales como: ardor estomacal, diarrea, entre otros.

    Muchas veces accedí a prescribirles sobre todo cuando eran pacientes de la tercera edad, pero de un momento a otro me doy cuenta que casi a todos mis pacientes y sin que ellos me lo pidan le estoy medicando con un Omeprazol, Esomeprazol, Pantoprazol, Lansoprazol.

    Ahora bien si tengo un paciente que no presente ninguna patología gastrointestinal, pero manifiesta estos síntomas estomacales con el uso de algún antibiótico o anti-inflamatorio, que debería hacer para ayudarle.

    Me gustaría que me respondieran de ser posible a mi correo: castellanosramon@gmail.com

    Saludos desde Maracaibo, Venezuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s